Departamento de Inspectoría: Educar con Disciplina, Educar desde el Diálogo y la Reflexión

En una comunidad escolar, cada estamento cumple una función primordial que apunta a favorecer el proceso formativo,en todas sus dimensiones y complejidades,de los protagonistas de la educación: nuestros estudiantes.

En este sentido, el departamento de Inspectoría de nuestro colegio, asume su actividad profesional en sintonía con los postulados establecidos en el Proyecto Educativo Mercedario, esto es, una educación cristiana y valórica centrada en el desarrollo de todas las dimensiones de nuestros estudiantes. Así, intentamos que cada una de nuestras acciones, en el ámbito de la disciplina, sea coherente con dicho proyecto facilitando el trabajo pedagógico y formativo.

3El equipo de Inspectores de los distintos niveles intenta diariamente que su trabajo permita, por un lado, propiciar el sentido de la disciplina que todo proceso formativo requiere, es decir, la aplicación de una sanción acorde a la falta cometida; pero al mismo tiempo, propiciar el diálogo y la reflexión del estudiante, pues es en ese momento, donde la disciplina y su aplicación, adquiere sentido, ya que parte de la convicción que el ser humano tiene es la capacidad de modificar su comportamiento a partir de la reflexión y de tomar de conciencia de sus errores asumiendo cada una de las consecuencias. Cuando eso ocurre, estamos educando verdaderamente, no solo para una sana convivencia escolar al interior de la comunidad nolasquina, sino para la participación en otros espacios sociales y ciudadanos.

Pero el trabajo de los inspectores, abarca otros aspectos tan importantes como el anteriormente mencionado, pues por sus funciones, están en contacto permanente con los alumnos, generando cercanía, contención, estableciendo lazos afectivos que permite a los niños contar con su apoyo en caso de cualquier dificultad. Es justamente a partir de la empatía que logran con los estudiantes, que se solucionan una serie de conflictos propios de la dinámica escolar.

Por otro lado, es fundamental mencionar que el cuerpo de inspectores, ejerce el rol de anfitriones, pues cada mañana son ellos quienes dan la bienvenida a los estudiantes, les recuerdan sus obligaciones y mantienen muchas veces, un dialogo permanente y fluido con los padres y apoderados, operando muchas veces como intermediarios entre apoderados y profesores.

En este sentido, Inspectoría ha establecido que para concretar sus objetivos y su función paradocente, es fundamental que conceptos como cercanía, eficiencia y seguridad sean rectores dentro del trabajo cotidiano.

Cercanía, pues cualquier conflicto que se produzca entre distintos actores de la comunidad, puede ser solucionado desde el diálogo y el respeto, y permite a los Inspectores empoderarse y ser reconocidos como mediadores y facilitadores de dicha solución.

Asimismo, la eficiencia emerge como una característica fundamental para cualquier acción relacionada con los alumnos, pues parte de la misión educativa pasa, entre otras cosas porque los recursos, de toda índole, sean bien aprovechados y maximizados.

Y por último, la seguridad, pues estamos conscientes que cuando las familias nos eligen, esperan que sus hijos e hijas estén protegidos, cuidados y seguros al interior de nuestro colegio

Quisiéramos transmitirles que permanentemente estamos revisando nuestra labor, pues estamos convencidos que el camino correcto que ayuda de manera efectiva a nuestros alumnos, es un Reglamento de Convivencia Escolar cercano, que actúe preventivamente y que ponga en el centro operacional a nuestros estudiantes permitiéndoles transmitir que cada acción trae aparejada una consecuencia y que respete su dignidad, su libertad y su posibilidad de cambio.