Historia

Historia

La fundación del Colegio San Pedro Nolasco fue una decisión de la Orden, sensible con la realidad de Chile en ese momento. Desde sus inicios, el hacer de los merce­darios ha estado conectado con la historia del momento. El naci­miento de la Orden, en 1218, fue una respuesta a la necesidad del mo­mento medieval español: rescatar cautivos. El Misionero que llega a América después del descubrimiento, realiza la tarea de rescatar a los na­turales de su ignorancia en la Fe de Cristo. En 1886 es también la Fe la que está en peligro aquí en nuestra patria: gran cantidad de jóvenes chi­lenos se dejan deslumbrar por las corrientes laicas, racionalistas y ateas que llegan de Europa y que se concre­tan con la dictación de leyes que afectan a la Iglesia, la Familia y la Libertad de enseñanza. La Comuni­dad Mercedaria responde a este desa­fío, acogiendo la idea del Padre Supe­rior General Pedro Valenzuela, de fundar un Colegio.

Cuando el Colegio San Pedro Nolasco abrió sus puertas a la ense­ñanza nacional tenía su ubicación fí­sica, entre Huérfanos y Mac-Iver, y contaba con todos los elementos para desarrollar en los alumnos sus capacidades inte­lectuales y espirituales.

Con el transcurso del tiempo, el colegio fue ganando prestigio: en 1928 fue declarado coope­rador de la función docente del Es­tado y en 1952 el reconocimiento de notas. Durante muchos años y de acuerdo a las necesidades de la época, el colegio mantuvo un servicio de mediopupilaje y un internado.

El crecimiento de la vida urbana hacía difícil la labor educativa. Ha sido importantísimo el traslado a la comuna de Vitacura, a un terreno amplio, con mucho aire, y hermosa vista a la cor­dillera. Son 47 mil metros cuadra­dos. La construcción se inició en 1969, con tres pabellones principales y con entrada por Arquitecto Larraín Bravo. Oficialmente el colegio empe­zó a funcionar en 1971, con cursos de Pre-Kinder a Sexto Básico y se fue trasladando el alumna­do desde el local de Huérfanos hasta completar en 1975 el cambio total.

El traslado significó un cambio total; además del local mismo, paisaje y amplitud, el colegio se convirtió en un establecimiento MIXTO.

En 1978, la Provincia Merceda­ría decide continuar y completar la construcción del colegio San Pedro Nolasco de Santiago. Esto, unido a la sensibilidad artística, al aprecio por la Naturaleza y a la preocupación cul­tural del Rector, R.P. Jaime Nawrath Ríos, permiten que el cole­gio se embellezca, se haga más acogedor y se logran concretar una gran cantidad de anheladas aspiraciones: La Capilla, el Gimnasio, la entra­da principal por Kennedy, las depen­dencias administrativas, el Casino, los Jardines, la Imagen de la Virgen a la entrada, los talleres, las actividades extracurriculares, el circuito de Televi­sión, Academias de Estudio, nuevos deportes, el Laboratorio, la sala de Arte, el curso de Catequesis para pro­fesores, etc.

Hoy, nos encon­tramos dando cada uno lo mejor de sí mismo y tratando de pro­yectarnos hacia el futuro siempre como un colegio de Iglesia, en el que los valores de Cristo se manifiesten a través de los hechos que realizamos. Queremos que esta labor se concrete en la formación de jóvenes auténtica­mente cristianos y cultos en los que la Fe y la Cultura estén en integración,  que les permita comprender que la verdadera felicidad y realización personal están en el bien y el servicio a los demás.